Oculto

  • 0

Taladras tu cuerpo
donde mis rincones
se descosen de frío


Te avientas a mí
como sucediéndote de vuelos,
bajo murmullos

Como un color
esperando ser espacio
en un lienzo

La enajenación
de este cuerpo
amoratado de vida,
de caídas sin credo

(A D.G.)

No hay comentarios: