Ahora

  • 0

Un planetario de ideas
abre los féretros
de nombres pasados

Una niña
vacía de flores,
recordando las palomas
detrás de las mañanas

Una anciana
lustrando sonrisas,
donde se revuelca
un corazón cojo

Exigiendo siglos
a mano alzada,
una locura
sin estribos,
arriándole velas
al pasaje más nudo




No hay comentarios: