Como el tiempo

  • 0

Habitaré el placard
sin latidos,
y tronaré los dedos
bajo la lluvia
-Huyendo de tus gritos sordos-
cuando vengas invisible
a comerte el tinte
que aletea en los días

Buscaré salidas
donde sólo existan entradas,
necesito huir de la que deserta,
de la que alberga en mí
su imperio de agujas…

Un subversivo método
que repta en tus avenidas,
desmembrando el propósito
de versarnos las ganas

Donde cuelga mi cuerpo
cercenado en preguntas,
comenzándote
donde te termino

Imprevista de párpados,
escamando las rodillas
que nacen al caer,
al inquietarme de orígenes,
como la sangre burbujeando

Y no aprendí
a anudarme el alma,
me agobié de relojes
casi llorando,
repartiendo el oleaje
de lo que ilumina
tu interminable secuestro…

No hay comentarios: