El peso de tu eco

  • 0

Atrás ...
se desliga el paso
de su propia huella,
la utopía
desenredando vestigios,
en un “entonces”,
en un “ahora”


deambulando en las venas,
comiendo despojos
de silencios,
de llanto,
de tanto
que se anida dentro
y es nada ...

Aún siendo ciega
te distingo en los huesos,
-respirándome en las heridas-

Cuando rondo
en busca de centros,
desarticulando tu nombre,
tu aliento
quebrado en la boca,
que no encuentro,
que desgasto ...

Una salida
desde el alma,
a la búsqueda
aquí en la espera
de desearte
tan contrario al sueño

No hay comentarios: