Desde el nuestro

  • 0

En una esquina de su boca
me estrello palabra,
devorando el murmullo
que me trae a sus años
ausencia


Y los péndulos
de esta nación tras las letras
enarbolan a su mundo,
donde lo que brota vida
se teje hueso en el cuerpo


Habitando sus ojos
donde no encajo,
inundando la sangre,
donde me pierdo de sentidos
con un revés de piel
(tú) sobrándome de todos lados

No hay comentarios: