Indeleble

  • 0


Crepita oscuro tu nombre
bajo la huella del día,
el paso sin cuerpo
en el iris,
siendo habito del que sonríe
guardar la careta
bajo el espejo,
la grieta en la boca
por no decir tanto,
de lo que se debería,
tanto de lo que se desdice

Sepultar mil nombres
en una palabra,
y conservarla propia,
intacta,
cuando el vacío
se colma de carne,
y la angustia
nos bucea eternos …

No hay comentarios: