Amargo

  • 0

Si pudiera
desangrarme de letras,
está melancolía
dolería más dulce

¿Quién no ha sido víctima del sollozo?
¿Quién no ha afilado el lado oscuro del espejo?

Yo no sé de horas,
ni alas,
sólo un a vez
fui un ángel,
pero de piedra,
sumido al silencio,
al estruendo
que habita el universo
dentro de las corazas …

No hay comentarios: