Me sobras

  • 0

De tanto cavilar
se ajan los ojos,
se trasluce la mirada
y los huesos
se astillan de grises,
de ausencias

Me colmo de ti,
como de vida,
te respiro lúgubre,
estrecha,
desde la que era,
desde la que amparo ...

Por que el rincón,
el suburbio de tu nombre,
se incrusta silencio,
se espina en la lengua,
y solo queda gritar,
arrojar tus voces al viento,
desatarlas
desde mis propias voces ...

No hay comentarios: