No hay nadie en el tiempo

  • 2
He descrito la voz
crepitando en las bocinas,
la sangre bajo las calles
Inundando ciertas grietas,
los andrajos,
tanto abrazo vacío
que se ahoga de ecos

Nadie,
y digo nadie,
ha desatado en su garganta
el nudo que alimenta estas tinieblas,
el silencio de una sílaba
componiendo a medias un verbo,
la estación que germina en las edades

Todo despliega
su realidad desmesurada,
las preguntas detenidas,
derramadas sobre uno mismo,
brotando gélidas,
asimilando las bocas de un abismo,
un enjambre de témpanos
destilando en las venas

Y nadie asoma su eternidad
a este desfile,
a la violencia
del frío sobre un gesto

2 comentarios:

Ko* dijo...

no la entendi... jajaja q dilema esta poesia por favor!!! y si, afirma que hizo bien en dejar a lugones por walsh... no se si estara equivocado o no, el dice eso che! bicho, me hizo muy bien hablar con vos, siempre me hace bien, pero hoy fue como especial! gracias por... no se, algo... besos y te adoro en la distancia!

martinez... no tenemOs ni tele dijo...

sutil y violento....

da gusto