Crisálida

  • 2

Caminos, mansardas, cornisas,
la puerta, las huellas,
el recuerdo establecido,
la herida que supura tu herida,
la marcha marchita
estableciendo un orden,
un origen silente,
calando el cosmos,
en un espiral que compone vida

El cuerpo, el latido,
el cadáver resbalando,
mutilándose en el aire,
como un péndulo
en el marco del día,
el balcón tras los ojos
al exilio en la conciencia

Lo inverosímil
padeciendo,
amordazando el vacío
que a veces nace de las cosas,
y arrastra,
desmadejando lo inerte….

-asemejandootrocuerpo-
(que es mi cuerpo)

2 comentarios:

Marcela Saldaño dijo...

Me gusta, d� donde eres? escrib�monos, quiero leer m�s de ti...
eme

CoNtRaBaJo dijo...

Muchas gracias por el apoyo.
Si te intersa aprticipar en nuesta edicion quincenal en papel te invitamos a enviar una seleccion de tus poemas a folletin.poesia@gmail.com


saludos