Mil historias

  • 2

La habitación dilata un rumor a melancolía,
pareciera caer descalza
en alguna nota del piano,
o buscar una forma
de preñar la lengua con palabras

asi como el pasado
masculla estas voces,
o estas sombras
lamen el nombre de la lluvia

quizás eso sentía el abuelo
cuando desmantelaba sus huellas,
cuando buscaba semillas
bajo los dientes de alguna fábula:

el corazón navegándole dentro
y toda la piel de sobra.

2 comentarios:

Angélica dijo...

Bella forma de describir/se, uniéndose a lo invisible de un vínculo pasado.

Felicitaciones.

A

Manolete dijo...

Que bueno...debo decirlo...y no lo digo muy amenudo, seguire leyendo