Disfuncional

  • 8
No querer agridulce,
sino dulce o amargo:

mirar desde el micro como avanza el mundo
y enmudecer crucificando huellas,
recordar el extremo de la mesa sin cubiertos
o la urgencia de tacto entre las sábanas

quizás rellenar de agujas
los quiebres en ciertas canciones,
para dolerle al tiempo y sus memorias,
al nombre del miedo y sus vestigios

habitar contigo estos suburbios
no es sólo llanto:

es pensar que te repudio
sabiendo que te preciso…

*A cierta pareja...

8 comentarios:

Natalie Sève dijo...

Bella imagen la de llenar con agujas aquellos quiebres...
Un gusto conocerte y pasear por tu poesía, un abrazo
Natalie.

OFelia Waltz dijo...

Se te siente, esta vez, ajena querida, pero igual. Igual es vos, de vuelta. O más o menos.

Te mando un beso.

P.D. Julie le va bien a tanta luminosidad, de momento.

matlop dijo...

infinitamente
doloroso

cuando no se deja partir...



abrazos

mat

Santiago Paz dijo...

Mat tiene razón:
Hay que dejar ir. Desatarse. Desanudarse.


Beijos, Gia.

atte:
Paz

ibuki_ dijo...

o querer agridulce pero no poder porque yo prefiero lo salado...


saludos bella!

Tito Manfred dijo...

¿El mundo avanza? Y yo que creía que era un cuadrito impresionista hecho con materiales orgánicos (preferentemente, caca) propensos al hedor y la putrefacción. Avance o no, ¡mundo culiao!

Desatte.,
Tito M.

La Habitacion invisible dijo...

hola Gia,es bueno visitar ...aunque no se pierda de vista,lo de las canciones,,,me sucede eso en sus silencios,tu poesia sigue arremolinando lo que alrededor quiere escaparsele a los demas
que bueno verte en ello,
saludos
Esteban

yo dijo...

me gustó la imagen invertida del mundo moviéndose, me van mucho esas inversiones, vos sabés. Y sí, las agujas - de lo que terminó pero aún duele - nos invaden desde todo lo que nos define.
Siga descosiendo palabras, miss...


un abrazo