Nueve

  • 1




"Yo te conozco de antes...." Cultura Profética.
_____________________________________________


No tiene nombre, 
vaga por la ciudad como un niño desierto. 

Cree tener al cielo por ruedo, 
pues mira con cierto ademán ingenuo 
el vaivén de los astros. 

Es ahí justamente dónde lo encuentro, 
El espejo:
dónde desvisto mis sombras, 
mis colores ajados y que él, 
con cierta vocación de sirena, 
remeda después de cada beso. 

Quisiera entrar a sus laberintos, 
abrir todas las habitaciones, 
colgar cuadros, rayar muros, gritar en sus adentros. 

Quisiera,
 navegar bajo sus olas, 
descubrir el fondo de sus avernos y calcinar, 
cambiar, mutar de piel después de cada caricia. 

Es omnipresente, 
vive bajo los cimientos de mi alma, 
juega con su luz y todos mis prismas,
 muerde uno a uno mis huesos, 
como un susurro revotando en las murallas. 

Es electricidad y fuego conjugados, 
un vendaval violentando las ventanas de esta casa, 
esta casa que llevo por cuerpo 
y que tiembla cada vez que me miro al espejo. 

1 comentario:

Serpiente de aura dijo...

Hola Gia como estas me encanto el poema, cuanto tiempo sin saber de ti un abrazo,
tu amigo Jonathan.