Un niño y una flor

  • 1
Photo by unknown author

Esta quietud es cómplice de tu luz:

como los sonidos de la casa
arrastrando la carga del día,
la guitarra de Drexler
acercándome a tus frías manos,
o este escalofrío y su remanso

afuera la noche cabalga,
y las luces desde la ventana
colorean un abrazo,
cuando el frío muerde,
cuando tu sombra no alcanza

asi es como conservo tu eco
en los quiebres de mi voz,
en el tiempo
que hoy es un puente a tus ojos
y al canto,
que me permite descolgarte del aire …

1 comentario:

P dijo...

La vida es esto. Prestémosle atención a los
detalles. Al calorcito humeante del pis, a sacar la basura, a viajar apretados
en colectivo. Si no disfrutamos eso, ¿qué nos queda?